Buzón Político

ENTREGA INMEDIATA PARA

Licenciado Vicente Fox Quesada

Ex Presidente de la República Mexicana

PRESENTE:

Licenciado Vicente Fox Quesada, desde que usted concluyó su encargo como Presidente de México, ha sido objeto de múltiples calumnias de parte de un sector político que no entendió a cabalidad su forma de gobierno y lo ha tachado de todo. Por lo que me corresponde como un ciudadano comprometido con la problemática que afecta al país, le dirijo esta misiva para solidarizarme con los pronunciamientos que hizo en contra del mandatario venezolano.

Aunque a estas alturas ya hemos sido testigos de la derrota que sufrió en las urnas el presidente Hugo Chávez, militar que desgobierna los destinos del pueblo venezolano, es menester revisar las palabras de usted, porque siguen siendo vigentes y pueden encontrar eco en una población que se resiste a la entronización de su mandatario.

Usted señaló en vísperas del referéndum que convocó Chávez en el mes de noviembre pasado, que con las reformas que pretendía impulsar, su objetivo primario era convertirse en el Fidel Castro del siglo XXI. También descalificó usted sus intenciones de hacer transitar a Venezuela por el sistema socialista, por creer que es “nostálgica” y “poco práctica” para el mundo de hoy.

Desde España, usted hizo hincapié en que el pueblo venezolano vive “una verdadera regresión democrática” con Chávez, debido a que este nefasto personaje “tiene aspiraciones dictatoriales claramente expresadas en las acciones que ha tomado”.

Usted enfatizó que son claros y evidentes sus propósitos: reelegirse permanentemente, convertirse en el Fidel Castro del siglo XXI y engañar a sus gobernados a través de un gobierno populista y poco claro. Pero el término más visionario que utilizó usted fue ése en el sentido de que Chávez “se está deschavetando”, dando a entender que paulatinamente el presidente de Venezuela pierde cordura, es decir, que una especie de locura incipiente lo orilla a actuar sin lógica.

Pocos estadistas como usted licenciado Fox Quesada, percibe con claridad el dilema que padece el pueblo hermano de Venezuela, que tiene la desgracia de convivir con un mandatario que solamente escucha sus propios consejos. Si bien tiempo atrás Chávez pudo convencer a unos pocos ilusos de las bondades de su gestión, con el revés que sufrió en el mes de noviembre debió de haber entendido que su nación es uno de los grandes baluartes de la democracia a nivel internacional.

Sin embargo, todavía no es tiempo de cantar victoria. No obstante haber reconocido su derrota, Chávez ha manifestado sus intenciones de abandonar la presidencia hasta el año 2013, todo un sexenio en donde sucederán aún muchos acontecimientos que pudiesen cambiar el curso histórico de la Venezuela del siglo XXI. Nos referimos por supuesto a toda una serie de artimañas que utilizaría el presidente para prolongar su mandato a costa de la impopularidad y desprestigio que ya goza.

 

 

Vale la pena analizar en este espacio, licenciado Fox Quesada, algunos de los elementos que condujeron a la derrota de Chávez en sus intentos legales de prolongar su mandato para aumentar su poder. Como suele suceder con los adultos, no acabamos de comprender la capacidad creativa de los jóvenes. Este fue el error en que incurrió el mandatario venezolano: dejó que los jóvenes, agrupados bajo el mote de chaviza, (de chavos, muchachos) se movilizaran en su contra, para de esta forma crear conciencia entre la población adulta del país sudamericano, que aunque se alzó con una victoria pírrica, al fin y al cabo es una satisfacción haber vencido al gigante, que ya se sentía indestructible, dueño de almas, cual reminiscencia del pasado.

Por todo ello, licenciado Fox Quesada, le envío desde este foro mis parabienes por sus acertados pronunciamientos en contra de las verdaderas intenciones del usurpador llamado Hugo Chávez. No dudo que parte de las palabras de usted hayan influido en el ánimo del pueblo venezolano para tratar de ponerle un coto al generalote que se autoproclama salvador de Venezuela. Un pueblo por demás unido por una gran tradición con México, lazos que lamentablemente estuvieron a punto de ser cercenados por la inconciencia de un gobernante que únicamente atiende los dictados de sus apologistas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No hace mucho, usted licenciado Fox Quesada, señaló con bastante acierto que Hugo Chávez representaba un peligro para su país y para la democracia mundial. Si los detractores de usted y los incondicionales del mandatario venezolano entendiesen un poco el sentido de esta advertencia, desde hace tiempo este oscuro personaje ya no sería presidente de ese noble pueblo, porque justamente ése será el destino de Venezuela en caso de que no se ponga un alto a su presidente de perpetuarse en el poder.

Veamos por ejemplo el sentido de sus reformas en caso de haber triunfado en sus intenciones de prolongar su poder: reelegirse de forma indefinida como presidente, situación que lo facultaría para crear regiones, municipios y ciudades nuevos con autoridades designadas a su arbitrio. Según el argumento de Chávez, dichas reformas conducirían a Venezuela hacia “el socialismo del siglo XXI”.

Afortunadamente para los defensores de la democracia, las advertencias de usted licenciado Vicente Fox Quesada, sirvieron de algo para mitigar las ansias de poder que ambiciona este paranoico de la política, que efectivamente, incurre en error tras error para justificar sus torpezas.


Al Celebrar el 45 Aniversario de su establecimiento formal:

La Comunidad Libanesa en México Ofreció una Comida al Presidente Felipe Calderón Hinojosa

Tras un año de ejercer el poder en la República Mexicana, el Presidente Felipe Calderón Hinojosa ha reconocido que su gobierno ha tenido grandes aciertos y errores, sin embargo explicó que este país tiene un rumbo y un destino y él tiene la conciencia de que al enfrentar los problemas se asumen también los costos políticos, sociales y económicos. En reunión con la comunidad libanesa en México y luego de un discurso que duró 37 minutos, el primer mandatario comentó que es a él a quien le corresponde asumir los problemas más significativos y evitar la tentación de evadir, ya que, insistió, lo que corresponde es saber asumir los costos de largo plazo para que las generaciones venideras sean capaces de vivir mejorando las condiciones actuales. Cerca de quinientos integrantes de la comunidad libanesa en México se dieron cita para escuchar el mensaje de Felipe Calderón, entre ellos el empresario Carlos Slim Helú, así como el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Alfredo Elías Ayub, ante quienes en un par de ocasiones Felipe Calderón hizo referencia a su administración llevada con subidas y bajadas, aciertos y errores, pero comentó que en ningún momento se le verá claudicar, pues no tiene la menor intención de rendirse.“En nuestro caso, al enfrentar los problemas, hemos asumido de manera determinante esa decisión frente a la tentación de eludir los costos de corto plazo, mi gobierno ha optado por encarar los problemas y correr los riesgos de sus decisiones lo hemos hecho con plena convicción de que tenemos que reducir la brecha enorme de desigualdad”, explicó. El jefe del ejecutivo precisó que cada vez actuará con más fuerza y seguirá el combate de frente a la grave problemática que se vive en México, de tal forma que en compañía de su esposa, la señora Margarita Zavala y el Jefe de la Oficina Presidencial, Juan Camilo Mouriño, indicó que su intención es la de transformar las condiciones que se viven en nuestro país. Sin embargo Felipe Calderón reconoció que hacer cambios radicales en el país no es una tarea sencilla, pues no se habla de un día o un año, tal vez ni siquiera de un sexenio completo; es más bien un esfuerzo sostenido de muchos años pero que en la medida en que cada generación asuma sus responsabilidades se logrará. A esta comida ofrecida por la comunidad libanesa a nuestro primer mandatario y con la cual se conmemoró el 45 aniversario de su establecimiento formal, se dieron cita importantes personalidades destacando entre ellas el arzobispo Antonio Chedraui y el presidente del centro libanés, José Luis Nacif. Calderón Hinojosa señaló que México no debe detenerse en lamentaciones, ni vencerse por la angustia o amilanarse por el tamaño del desafío que tiene enfrente, pues la nación no puede quedarse atrapada en la mediocridad o en la coyuntura, más bien debe mirar hacia el futuro y asumir las decisiones más allá de sus costos para que las generaciones venideras tengan toda posibilidad de aspirar a una mejor vida.

 

“Enderezar al país no puede ser la obra de un hombre o de un grupo, sino la tarea de una generación”, fue esta frase de Octavio Paz la elegida para terminar el discurso de Felipe Calderón durante la comida ofrecida por la comunidad libanesa.

 

 

Volver al inicio >>

 

ALFAInformativa es una publicación mensual. ©TODOS LOS DERECHOS RESEVADOS